Clínica de la Familia Hispana
Localidades
Call Today 972-600-8323
Llamenos hoy no Necesita !CITA¡
Open Hours
Lunes a Sábados 9 am - 10 pm / Domingo 10 am – 6 pm

El lenguaje para el sexo: dejando atrás los tabúes

Clinica La Virgen de Guadalupe > Noticias > Noticias > El lenguaje para el sexo: dejando atrás los tabúes

Los órganos sexuales tienen un apodo, muchos de ellos groseros y vulgares. Muchos argumentan que es debido a la falta de delicadeza y sensibilidad. Siempre se ha considerado el sexo así y resulta que ahora nos encontramos sin un lenguaje sobre el sexo que, deberíamos construir y dominar. Hacer uso de él sin que sea mal visto.

Para poder dejar de verlo de una forma, hay que comenzar a mirarlo desde otra perspectiva. Los expertos recomiendan que la cura al problema es “vivir la sexualidad” de una forma mucho más humana. Este es el paso para comenzar a apreciar el cuerpo de un modo distinto.

Lenguaje técnico para el sexo

Para hablar sobre los órganos sexuales existe un lenguaje técnico desde el punto de vista médico. No es el único, existen diferentes formas de hacer alusión a ellos. Sin embargo, cuando queremos hablar de ellos de manera humana, se torna bochornoso. Y entonces encontramos a quienes se refieren a ellos con “sus partes”, “mis partes” o “partes vergonzosas”, lo que resulta lamentable.

Es mucho más útil comenzar a utilizar los nombres técnicos, el pene, los testículos, la vulva, el clítoris, y así sigue la lista. Va siendo hora de que comencemos a aceptar estos nombres y dejar de verlos como vulgares. Las mujeres comienzan a decir desde los 13 o 14 años, “me duele el vientre”, ¿por qué no decir “tengo la menstruación? Aunque algunas lo hacen, prefieren no mencionarlo de esta manera.

Diversos lenguajes sobre el sexo

Existen métodos para referirse a las partes sexuales del cuerpo que van más allá del tecnicismo y no resultan vulgares. Uno de los casos son esos apodos que le colocan en un seno familiar. E incluso algunas parejas buscan un apodo para hablar sobre sus partes íntimas con su pareja.

Para una pareja en la intimidad puede resultar aburrido y “serio” decir: pene, por ejemplo. De ahí proviene la necesidad de decirlo de una forma diferente, con la intención de suavizarlo. Un nombre cariñoso es la forma que tienen las parejas de hacer más íntima su relación.

Cualquiera que sea el lenguaje que utilicemos para referirnos a las partes íntimas del cuerpo, mientras no sea vulgar o degradante, resultará un lenguaje “romántico” o de “amor”. Incluso, algunos prefieren llamarlo una forma de expresar respeto para ciertas partes del cuerpo humano. Esto hace la vida íntima mucho más sencilla y llevadera.

Leave a Reply